Inicio » Cortadito » Cortadito: Leyendo sin saber leer

Cortadito: Leyendo sin saber leer

Sip.

Puede parecer ser complicado, pero es posible.

Basta con que ocurra algo tan sencillo como lo que vayas a leer no tenga letras y el autor sea lo suficientemente hábil narrativamente hablando como para que sea posible seguir la historia sin apoyarse en texto alguno.

Y es que teniendo la casa plagada de comics y con un retoño acercándose peligrosamente a los cuatro años, es inevitable que el muchacho tenga ansias lectoras más allá de sus libros infantiles plagados de dibujetes inconexos. De hecho algún que otro ejemplar de mi colección puede dar fe de haber sufrido algún que otro magreo por su parte.

Así que, sujetándolo y pasando las páginas un servidor, y con el crío al lado, me puse a la faena. Sip, sujetando yo, que una cosa es dejarle leer y otra dejarle directamente el comic. Que fale que quiera que lea, pero no quiero que su falta de delicadeza destroze los tebeyos.

¿Y qué estamos leyendo, pero sin leer? Pues de momento Gon (gran reseña que se puede leer aquí) y Owly (del que hablé hace muy mucho tiempo).

Y la cosa funciona, porque alguna que otra noche me ha pedido que volvamos a leer uno de esos cuentos “de mayores”. Ya veremos si termina cayendo…

Acerca de Nacho

Previo: Terminamos con el mes y con Rebecca Guay
Siguiente: Culito prieto…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*