Inicio » Cortadito » Tontunas publicitarias

Tontunas publicitarias

Fale, igual no son horas de tomarse un cortado, pero les dejo con unas reflexiones tontunas que me han asaltado antes de abandonarles vacacionalmente.

Son de ésas cosas que te pasan por la cabeza mientras estás mirando en el receptor televisivo el programa que más sueles mirar aunque no sea precisamente el que más te gusta. Uno que echan en todas y cada una de las cadenas. Bueno, en las públicas nacionales nope. El programa que más minutos ocupa en todas las parrillas en las que aparece. Y por si alguien tiene dudas, se trata de los anuncios publicitarios.

  •  Dicen los de Dodot que sus pañales te compensan porque como absorben más, puedes usar menos pañales… ¡¡Y una caca!! Y nunca mejor dicho, porque un servidor el cambio de pañal del retoño menor coincide con el inicio del día, las deposiciones sólidas y el final del día. Asín que menos pañales, imposible.
  • Nos cuentan los de Jazztel que te pasas a ellos por el ahorro pero que te quedas por el servicio técnico. ¡¡MAL!! Si te quedas por el servicio técnico es porque vas a tener muchos problemas y les vas a llamar para que te los solucionen. Yo, personalmente, preferiría ni conocer al servicio técnico.
  • ¿Cómo es posible que las señoras de los anuncios de productos de limpieza tengan las casas tan gorrinas y dejen pasar al equipo de grabación? Si en mi casa cerramos todas las puertas y “escondemos” las cosas cada vez que hay visita… ¡¡y es gente a la que conocemos!!
  • ¿Qué tipo de agua tienen en la casa del muchacho del Viakal? Porque yo no lo utilizo y les puedo asegurar que mis griferías y mamparas de baño no están ni la quinta parte de calcificadas que las del anuncio.
  • ¿Porque siempre vemos reflejado al mayordomo de Tenn pero nunca somos capaces de verle a través de la imagen en el suelo las bragas a las señoritas del anuncio?
  • ¿Se cree alguien que un muchacho va a pedir en su garito de turno al camarero un Bifrutas como hace el panoli del anuncio? Un amigacho mío hizo la prueba una vez y hasta el DJ paró la música para que se apreciara mejor la carcajada general que se produjo. Ah! Y por supuestamente no tenían, pero le ofrecieron un zumito de Hacendado.

 

Y les dejo, que tengo que planificarme la maleta…

 

Acerca de Nacho

Previo: Los malosos de Batman de Kevin Bolk
Siguiente: Todos tenemos derecho a una pausa

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*