Inicio » Lecturas » Cómo pasa el tiempo…

Cómo pasa el tiempo…

El otro día mi mujer me preguntó dónde estaba el relato cortísimo aquel del vampiro que una vez le dí a leer, con intenciones de pasárselo a una conocida.

Mi memoria y un rebusque en el estante dieron como resultado el chiquitó volumen de Ultramar recopilatorio de historias breves publicado en 1987 cuyo autor era Rafael Marín Trechera ¿les suena de algo el nombre? Pues les juro que cuando yo compré el tomito cualquier relación suya con las viñetas me era totalmente ajena. De hecho por aquel entonces  la única referencia previa que tenía del autor era la novela de Lágrimas de luz que había leído en la colección de ciencia ficción de Orbis (la de libritos de ésos azules que me he metido entre pecho y espalda) y que me había dejado una grata impresión tras su lectura poco tiempo antes.

La verdad es que al ser tan breve se podía copiar y todo. Pero la perrunería manda, y si por una de aquellas se podía encontrar por la web para sólo tener que darle a copiar y pegar en el mail, pues mejor que mejor.

Bueno, pues resulta que el mencionado microrelato, cuyo título es Un ligero sabor a sangre, fué colgado por el autor en su blog (o bitácora como él lo denomina) al poquito de iniciarlo.

Concretamente se puede leer aquí.

Y ahora una pregunta para todos ustedes y que es la que motiva el título de ésta entrada… ¿Suena de algo el nombre del segundo comentario, aunque se haya omitido la parte de cierta editorial pijamera?

Pues eso…

Acerca de Nacho

Previo: A veces te replanteas las cosas…
Siguiente: Julio Verne

2 Comentarios

  1. ¿Cuantos libritos de esos de Ultramar se publicaron? Durante cienes y cienes de años en ferias de libro y saldos de grandes almacenes se han podido encontrar miles de esos entrañables libritos. Portadas de lo mas llamativas, tamaño bastante salao y obras de saifi puro y duro a tutiplen. Que tiempos aquellos.

    Rafa Marin. Uno de los ejes. ¡Oh my!

    Saludazos

  2. Sip, uno de los ejes. Pero hay que tener en cuenta que han pasado un par de decenas de años desde entonces…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*