Inicio » Lecturas » Estantes, estantes…

Estantes, estantes…

Soy un desastre, confeso e irremediable. Una vez al año o así me dedico a sanear el tema, sacando cosas, ordenando otras, cambiándolas de sitio, etc. Para aquellos curiosos que más de una vez han hecho alusión a mis tebeyos, aquí mismo tenéis unas pocas instantáneas de algunas de mis baldas…

PC020498

PC020499

PC020500

Hay algunas más, por supuesto, pero al menos aquí teneis una muestra.  Es que por el espacio que hay en la habitación  no lograba hacer una única foto que alcanzase de suelo a techo. Incluso aún habiéndolo fragmentado queda una altura más aún por debajo que no ha cabido en las fotos. Ahora debéis añadir una hilera y pico exactamente iguales justo al lado y os podréis hacer una idea de lo que hay en casa. Falta lo que se quedó en casa de mis progenitores, pero bueno. Al fin y al cabo tampoco pretendía hacer ésta entrada para presumir.

Y aquí sólo veis la cara vista. Me explico, dada la profundidad de los estantes el material se acumula a razón de dos tandas por estante. Detrás de todo lo que véis hay otra cantidad exactamente igual (o parecida). Por ejemplo, detrás de los tomos europeos (en la base de la última balda en la última foto) hay material de Zinco. Así se “sepulta” el material que comprende series terminadas o cosas que guardo y no va a ser releído en breve.

Ahora es cuando podéis empezar a sorprenderos, a no entender cómo es que tengo según qué cosas y yo, gustosamente, responderé a todas y cada una de vuestras preguntas…

Pero antes que nada, permitidme recordaros que no vivo solo, que en casa mi mujer también lee cosas y que yo soy el almacenador no sólo de mis lecturas, sino que también de lecturas de mi hermano, dado que cuando él se marchó de casa de mis padres todo el material se quedó allí, y de allí ha ido a mi casa. Y todavía a día de hoy hay cosas que se compra y yo guardo.

Como la cosa salía muy grande en la ventana emergente he reducido un pelín las fotos, pero en tamaño grande están aquí la 1, la 2 y la 3.

Acerca de Nacho

Previo: Crisis de Identidad: El principio de todo el cacao
Siguiente: Vestimenta de moda

5 Comentarios

  1. Amigo Nacho, he de decir que estas fotos de estantes me encantan. Con tu permiso las voy a mirar bien vistas y ya te diré: “Pero como tienes eso!!!” Asi a bote pronto me ha parecido ver el tomo Deluxe del Batman RIP, por lo que ¡¡¡¡Pero como tienes eso!!!!

    Tambien me descubro ante su jugada maestra. Si una cosa es realmente infecta siempre puedes decir que es de tu hermano. Maldito genio.

    Saludazos

  2. Apañero y amigacho Mario, puedo esquivar, eludir y endosar el muerto de cualquier obra a cualquiera, en efecto. Pero hay un detalle que quizá si omitiese me serviría para escudarme más aún, pero no lo haré. En idioma extranjero soy el único que lee.

    Y sip, tengo el Rip. Y no se si sale en las fotos, pero el resto del Batman de Morrison también. Es lo que pasa cuando compras las cosas y tardas luego en leerlas, además del jodido completismo y la cotización baja del dolar…

  3. Envidia malsana aumentando…(esas bibliotecas marvel, ainsss, mañana compro un boleto de loteria).

    Lo que mas me ha llamado la atencion no es como tienes las grapas de pie metidas a presion (jamas haria eso! seguro que se me arruga alguna), sino esos pedazo de TOCHAZOS de Sandman. ¿Esta toda la serie en esos tomos? Y lo mas importante ¿los usas para hacer pesas?

  4. Las grapas te puedo asegurar que están todas en perfectas condiciones. Precisamente la presión entre ellas consigue evitar la deformación de los ejemplares. Y normalmente suelen ser los tomitos que van en el mismo hueco los últimos en entrar y los que se encargan de hacer un poquito de fuerza…

    En cuanto al Sandman (y Muerte que está a la derecha) se trata de los famosos Absolutes editados por DC. Y éstos sí que están tumbados precisamente para que no se descuelguen las páginas interiores por el peso con el paso del tiempo. Ten en cuenta que a cien pavos por tomo más vale conservarlos lo mejor posible…

  5. Creo que es el gran problema de tener muchas cosas, nunca saber donde ponerlas. Un gran coleccionista eso si siempre termina abusando de los estantes, porque es la forma de ordenarlas y no tener que guardarlas en cajones.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*