Inicio » Varios » Anécdota aérea

Anécdota aérea

Hace unos minutos, mientras le entregaba a un chaval de la agencia de transportes un paquete para Bilbao, al pobre muchacho se le ha escapado un aire, con la mala fortuna de que era de los sonoros.

Después de reírnos los dos hasta tener lágrimas en los ojos, el muchacho ha cogido el paquete y se ha ido. “Que ésto quede entre nosotros eh?“, sí, sí, ya lo sabe todo internet, pero como no doy datos…

Bueno, pues la cuestión es que el incidente me ha recordado algo parecido que me pasó cuando aún estaba saliendo con la que hoy es mi mujer.

¿Sabéis ese momento en que estas viendo una película por la noche y se queda todo en silencio (para crear tensión) hasta el punto que puedes oír hasta el aleteo de las moscas? Pues un momento de esos ocurrió cuando yo estaba en el servicio, que está bastante cerca del comedor en casa de mis suegros.

La tormenta de truenos que precedió a lo que tiré después fue perfectamente audible por mis suegros y cuñados, ya que al salir estaban todos partiéndose el culo y felicitándome por mi faena.

Una chorradita, pero me acabo de acordar.

Saludos!

Acerca de Nacho

Previo: Los nombres
Siguiente: Los Monos de Marvel no podrán con nosotros

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*