Inicio » Cosas de Tebeyos » Expocomic

Expocomic

Circunstancias ajenas a mi voluntad me hicieron perderme el Expocomic de éste año. Peeeeeeeeero… aprovechando la circunstancia mandé a un “negro” para allá y…

 

DSCF0043Pasados unos días (unos 10, concretamente) del cierre del pasado Expocómic 2015, con suficiente perspectiva, una vez ordenadas las compras y clasificadas las fotos, parece buen momento para hacer balance de lo que fue dicho acontecimiento. Personalmente, poco tengo que objetarle a este tipo de eventos, donde para mí la reunión con amigos a los que no tengo la posibilidad de ver más regularmente, las quedadas con oyentes y lectores de la web, y las cervezas (sobre todo las cervezas), están por encima de cualquier otra consideración. En este sentido, Expocómic se presenta como un marco necesario y suficiente. El ambiente y el buen rollo es el esperado, los invitados suficientemente amables y accesibles, y las exposiciones (más o menos interesantes, dependiendo del año) correctamente expuestas. Partimos de una base sólida en mi opinión; un salón que ha alcanzado la mayoría de edad, con sus detalles a mejorar como es lógico, pero que –como decíamos- cumple sobradamente su función.

DSCF0024Como en años anteriores, el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo fue el lugar elegido para albergar el XVIII Salón Internacional del Tebeo de Madrid… Y parece ser que por última vez, ya que, como se ha anunciado, las actividades de este evento (y las de su hermano, el Expomanga) se trasladan a Ifema en 2016. Y la verdad, no sé cuál será la ventaja de este cambio. El año pasado en el Pabellón de Cristal estaba cerrada la planta del medio (la del ropero) y es posible que la sensación de apretujamiento fuera más patente de lo habitual, pero este año (como hace dos) dicha planta ha estado perfectamente ocupada, en este caso por La isla, la zona de juegos de mesa y las salas de conferencias y de prensa. Pasear por los stands se hacía cómodo y espacioso, así que no creo que el motivo del cambio sea la falta de espacio. De hecho, en las típicas horas de baja afluencia (a mediodía) daba la falsa impresión de que el recinto estuviera bastante vacío… Pero bueno, tampoco puedo decir que conozca el nuevo emplazamiento ni las intenciones de la organización, así que el año que viene juzgaremos.

DSCF0020Según pusimos un pie en el recinto, el mismo Sábado día 12, lo primero fue dar una vuelta por los stands. En ese momento descubrimos que el espacio reservado a los tebeos era sorprendentemente reducido, sobre todo para estar en un salón del cómic –Véase la ironía-. Como casi todos los años destacaban algunos puestos con tebeos antiguos, regentados por libreros que saben lo que venden, para los muy coleccionistas, junto a otros puestos enterrados entre montones de cómics desordenados, muy jugosos si dispones de la paciencia y el tiempo necesario. Tampoco faltaban el clásico par de tiendas con saldos y ejemplares rebajados y a buen precio, casi imprescindibles. Por otro lado, varias editoriales también contaban con su representación, aunque hay que recordar que las tres grandes –Panini, ECC y Planeta– brillaron un año más por su ausencia.

DSCF0010No obstante, el resto de los stands vendían básicamente merchandising, camisetas y videojuegos. Todo relacionado con el cómic y con el mundillo friki, sí… pero no exactamente lo que uno espera encontrar en este tipo de eventos. Hace unos días estuve en el Salón de Getxo y la verdad es que la oferta en este sentido me pareció más interesante. En cualquier caso, uno no puede entrar en un sarao de este calibre y no cargar con algo, como os podéis imaginar.

Una vez visualizado el género y localizadas las posibles compras, toca darse una vuelta por las exposiciones. En Expocómic ocupan el mismo espacio que los stands, distribuyéndose a lo largo del perímetro, lo que a priori puede parecer incómodo, pero sobraba espacio, ya decimos, y la muestra podía disfrutarse con la mayor comodidad.

DSCF0006Personalmente destaco la exposición de Star Wars (real fan) con reproducciones de los originales de Salvador Larroca para la serie Darth Vader, que está dibujando en la actualidad. Reproducciones, que no originales, ya que Salvador produce este tebeo directamente en digital. A este respecto, el viernes había una actividad programada con el propio Salvador realizando un recorrido por los dibujos y explicándoselos al público. Llegué un día tarde, pero me habría encantado estar y aplaudo este tipo de iniciativas. Esfuerzos como éste son los que dotan de una dimensión superior al evento, y hacen que para el visitante ocasional la experiencia no se reduzca al mero mercadillo.

Una exposición maravillosa de Lego con réplicas de vehículos y situaciones, antiguas y modernas, junto a otros dibujos firmados por Pacheco, López Espí o Azpiri completaban la muestra dedicada al universo Star Wars. Tengo que dejar claro que yo, auténtico fan, quedé bastante conforme con lo allí exhibido, y las ganas de ver el Episodio VII se dispararon aún más si es que eso era posible.

DSCF0002Quizá la expo más potente fuera la dedicada a David Rubín. Una maravilla poder contemplar los originales, a lápiz y a tinta, sin apenas fallos o manchas de típex, del fantástico autor español. Obras como El héroe, Aurora West o La Ficción hacían subir muchos enteros a la categoría del salón.

La última exposición contenía los originales de Rubén Pellejero para la nueva serie de Corto Maltés, el personaje de Hugo Pratt. Otro placer para la vista, aunque con menor interés personal por la obra expuesta en sí, en este caso.

Aunque me sentí conforme con las exposiciones, tengo que decir que nada comparado con los originales de Juan Giménez para La Casta de los Metabarones que pude contemplar semanas antes en el Salón del Cómic de Getxo. De lo mejor que he visto en mi vida, diría.

DSCF0094Este año Expocómic recibía la visita de grandes autores como Salvador Larroca, Pasqual Ferry, David Rubín, Brian Azzarello, Juan Giménez, Yannick Paquette o Juan Díaz Canales. Esta vez renuncié a hacer colas, y lo cierto es que no me llevé la firma de ninguno de ellos. Por la parte “profesional”, dejé la responsabilidad de las entrevistas a mis compañeros de Es la Hora de las Tortas, así que mi contacto con los autores se redujo a una breve conversación con el gran Cafu, actualmente en nómina de Valiant y firmando durante todo el fin de semana en el stand de Aleta.

Para terminar, si bien reconozco que el salón fue completamente satisfactorio, tengo que decir que el evento del fin de semana no estaba en la agenda oficial. El sábado por la tarde/noche en el pub Vía Láctea en Malasaña, un grupo de podcasters de distintas partes de España se reunieron con oyentes y autores para grabar la primera Podcast Jam sobre cómics, cine y mundillo freak. Toda una experiencia que debe repetirse.

Por todo esto y por mucho más, por los disfraces, por el ambiente, por las comidas entre amigos, y por el contacto con la gente que hace posible la existencia de esos productos que nos apasionan… invito a todo el mundo a que se pase por este tipo de eventos. Creedme que de verdad merecen la pena, sobre todo si se intentan disfrutar a otro nivel más allá del simple mercadillo. Nos vemos en 2016.

‘chasgracias al amigacho Mario por ésta crónica.

Acerca de Nacho

Previo: La envidia es MUUUUY mala
Siguiente: MAL, Lucas… MAL!!!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*