Inicio » Varios » Programa doble veraniego: Hancock y La Boda de mi Novia

Programa doble veraniego: Hancock y La Boda de mi Novia

Pues sí, ayer por la noche tuvimos sesión doble al aire libre en cine de verano, tal y como comenté que haría. Mi mujer, mi cuñada, el crío y un servidor. El crío tapadito para no coger frío. La cervecita todo lo contrario, bien fría. Bocadillo de almussafes y cafetillo caliente de la barra antes de la peli.

Para ablandar el tierno corazón de las damas (si alguna lee ésto) decir que el crío se comportó muy bien. Ni lloros, ni gritos, ni quejas, ni nada de nada. Al empezar la primera peli le endosamos el biberón de turno. Estuvo un rato viendo a Will Smith y, como no le interesaba mucho, se durmió. Sí, estuvo viendo la peli. En casa se emboba con Arguiñano en 19 pulgadas así que imaginaos cómo reaccionó al ver una tele de chorrocientas pulgadas (desconozco las pulgadas de una pantalla de cine). Miraba la pantalla asombrado.

En fin. Primera película proyectada: Hancock. Si bien ya comenté hace tiempo el problema de contar el origen de los superhéroes al principio de todas las películas, en éste caso no es así. Hancock ya está allí. Tiene poderes de fuerza, vuelo e invunerabilidad pero no te dicen si es mutante, kryptoniano o de cualquier otro planeta. Y precisamente ésto despistó a mi cuñada y me preguntaba si se había perdido algo mientras daba el biberón a su sobrino. Afortunadamente ésto se explica en el film, pero no al principio.

Por lo demás tenemos una peli entretenida, que cambia de dirección hacia la mitad (con gran sorpresa y acierto), pero que desgraciadamente vuelve a la dirección original hacia el final. De todas formas son disfrutables los guiños a cierto superhéroe que todos podéis imaginar y funciona mejor como comedia que como película de acción.

Tenemos a Will Smith haciendo más o menos lo de siempre (lo tengo yo encasillado) y a Charlize Theron cumpliendo como personaje femenino (no sé si es por exceso de frente o falta de cejas, pero hay algo en ésta chica que le afea, no me acaba de cuajar). Hay varias escenas en las que se usan los poderes de Hancock de una manera muy imaginativa, como cuando se afeita. Vamos, que a mí me gustó.

Y pasamos a la segunda: La boda de mi novia. Es la típica comedieta romántica de chico quiere a chica pero como es su amigo nunca le ha dicho que la quiere hasta que se da cuenta que se va a casar y que si no se lo dice la va a perder. De éstas se han hecho cienes. Pero, mira por dónde, no sé si fue por el cansancio nocturno o qué, pero me reí mucho y me gustó.

En ésta no voy a enrollarme tanto como en la otra, pues con lo dicho ya está todo claro. Sólo comentar que Anatomía de Grey ha resucitado a un Patrick Dempsey que hace años que estaba desaparecido en combate (igual que Jason Bateman que Crossing Jordan ha sacado del olvido y lo teníamos en la otra peli) y que da el papel en éste tipo de películas. Lo que voy a decir no creo que sea del todo bueno, pero creo que es el sucesor de Hugh Grant en las pelis románticas.

Bueno, pues a las dos menos algo llegamos al hogar y a las seis y pico sonó el despertador. Menos mal que es viernes. Nos vemos el lunes.

Saludos!

Acerca de Nacho

Previo: Los Monos de Marvel no podrán con nosotros
Siguiente: Vuelve el hombre…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*