Inicio » Yo » Crimen sin Castigo

Crimen sin Castigo

PB290495Si te pones a leer el viernes por la noche y te engancha la novela, cuando te das cuenta te dan las tantas. Y si añadimos que ése día has trabajado y has ido a cenar a casa de tus progenitores, pues que el cansancio hace que dejes el libro en la mesita de noche. Así que la novela que estoy leyendo actualmente, El Mapa del Tiempo de Felix J. Palma (ya os hablaré de ella en el futuro, cuando la acabe) se me quedó en las manos cuando me quedé frito, y al despertarme a mitad noche la cerré y la dejé sobre la mesita. Y aquí mismo podéis ver la situación en la que se quedó el libro ésa noche. Bueno, es una representación, no es exactamente de ése momento, pero os hacéis una idea.

PB290497La cuestión es que el sábado te levantas prontito sin acordarte siquiera del libro (cuando el más joven de la casa te reclama el desayuno), y después de preparar biberón, tomarte tu cafetillo con leche, vestirte, bajar a la perra y hacer tres o cuatro cosillas por casa, te llevas una sorpresilla. Resulta que el libro no está en la mesita de noche, está en la mesita de centro del comedor. No es demasiado dificil imaginarse quién habrá sido el encargado de realizar la mudanza.

Así que con media sonrisilla en la cara agarras el libro para llevarlo a su sitio. Y justo cuando entras en tu habitación descubres en el suelo una segunda sorpresa:

PB290496

Menos mal que la hoja afectada es la que hay primera de todas. Esa que tiene más gramaje de lo habitual y está situada justo después de la tapadera, y  que en ésta ocasión está completamente en blanco, sin decoración alguna en las guardas. No es grave, no entorpece la lectura ni afecta en gran medida al ejemplar. Pero el susto no lo quita nadie.

Por supuesto, tras reunir a los sospechosos habituales y realizar el interrogatorio pertinente, a la pregunta de ¿quién ha hecho ésto? la perra miró hacia otro lado, y el segundo interrogado dijo “El nene“, delatando al autor. Lo que pasa es que el delator era también el culpable, reconociéndo así su autoría.

Por las leyes internas del domicilio, a pesar de que el autor material de los hechos haya sido descubierto, ha quedado libre de castigo. Pues aunque haya sido él quien ha arrancado la hoja, la culpa en realidad ha caído sobre mí por dejar las cosas dónde no debo. ¡Toma ya!

¿Conclusión? Por más dormido que estés guarda siempre el libro dentro del cajón…

Acerca de Nacho

Previo: Leído: Isaac el pirata 5. Jacques
Siguiente: Publicidad Scifiworld

3 Comentarios

  1. Jajajaja. Debe ser tónia general porque Jotacé le pasó exactamente lo mismo con un libro de Dan Simmons. Yo aún me escapo pero será cuestión de tiempo.

  2. xDDD que bueno! miedo tengo si me pasa algo así. Suerte tubistes que no era un comic que sino…

  3. Pues en cuanto le dé por abrir los cajones, porque dentro SI que hay comics…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*