Inicio » Yo » El Papyre 6.1

El Papyre 6.1

Bueno, ya os he dicho que tengo un Papyre 6.1 en color blanco y os he hablado de un par de lecturas, pero todavía no os he contado nada sobre el cacharrete en sí. Así que…

El motivo principal de ésta entrada es confiar en que amigos y conocidos se la lean y lograr un objetivo:  justificar su compra,  respondiendo a la pregunta que tantas veces me han hecho sobre si merece la pena.

La verdad es que yo no soy quién para decidir si merece la pena o no porque éstas cosas son muy subjetivas. Lo que os puedo contar es lo que me parece a mí y cada uno que decida por sí mismo.

Lo primero que hay que dejar muy clarito:  El Papyre es un lector de libros electrónicos, no es un móvil ni un portátil. Si lo que esperas es poder llevar cuatrocientos libros en doscientos gramos, este es tu dispositivo, si esperas cualquier otra cosa olvídate.

Soporta varios formatos de fichero, lee pdf, doc, html, txt, etc.. pero el que mejor se ajusta a las características de este dispositivo es el FB2. Tranquilos, yo también es la primera vez que oía que existía éste tipo de archivo, pero a día de hoy son los que más busco para las lecturas.

Además de letritas, también podemos ver imágenes (por ejemplo las integradas en un pdf), aunque sólo soporta cuatro tonos de grises. Así que si lo que esperáis es leeros tebeyos en Papyre ya os podéis olvidar del pijamismo. Ahora, cositas como Los Muertos Vivientes, mangas variados, tiras de prensa, etc. sí que se podrían ver. Aunque si tenemos en cuenta que la pantalla es de 6 pulgadas yo tampoco lo recomiendo. Esto es para leer libros.

Y ya que hemos mencionado a los PDFs, éstos deben de estar reformateados al tamaño de la pantalla del Papyre, si no es así os aparecerán unas letritas chiquitinas e imposibles de leer.

Otra desventaja es la poca oferta literaria en novedades, escasamente ofrecida por las editoriales. En cambio, hay una enooooorme cantidad de libros con los derechos de autor liberalizados y fácilmente encontrables y descargables por la red. Bueno, y además hay que tener en cuenta que hay bastantes páginas que también tienen novedades, y multitud de libros compartidos por los internautas. Así que la desventaja realmente es “oficial”, de manera “oficiosa” estamos más que cubiertos. Y si teneis por costumbre leer en el idioma de Shakespeare os podéis inundar de material.

Otra desventaja que encuentran algunos es la lentitud. No es que sea culpa del aparato, dicen por ahí que es debido a las limitaciones de la tinta electrónica. Si queremos saltar de un libro a otro, buscar aleatoriamente por las páginas y demás, podemos llegar a desesperarnos. Normalmente tarda un par de segundetes en cambiar de hoja. Si multiplicamos ésto por varios saltos es cuando nos ponemos nerviosos.  Como yo lo utilizo para leer únicamente novelas, suelo darle al botón de pasar página cuando comienzo a leer la última línea de la página, de ésta forma casi ni noto el retardo en el cambio de hoja.

Y si la tinta electronica da problemas para recargar una página, no los da en absoluto para el consumo de batería. Yo lo utilizo a diario y de momento sólo lo he recargado una vez, y la batería me duró dos semanas. Además la pantalla no es retroiluminada, de manera que gasta poco y no cansa la vista más allá de lo que lo hace un libro de papel.

Otra cosa que me gusta es su tamaño. Tiene el mismo que un libro de bolsillo aproximadamente, unos 18×12 cm y uno de grosor. Y pesar, pesa doscientos grametes (sip, lo he mirado en la web de fabricante, éstas cosas no me las se). Así que está la ventaja que ya he comentado de tener cienes de miles de millones de páginas en poco peso. ¿Y porqué cienes de miles de millones de páginas? Pues porque tiene una ranurita para tarjetas SD y raramente un libro ocupa más de un mega. De hecho te regalan al comprarlo una de 2 Gigas con unos mil libros pregrabados.

Lo que no tiene, y que algunos critican, es conexion a internet, ni 3G ni nada de éso. Pero vamos, ésto es para leer, no para navegar. No dudo que igual sería cómodo conectarte a al web de tu diario favorito y leerlo digitalmente en el Papyre. O incluso blogs, como éste mismo. Pero me imagino que ésos extras reducirían considerablemente la vida útil de la batería, además de que yo los considero innecesarios.

Igual que el hecho de que la pantalla no sea táctil. Yo también lo veo perfecto. El arrearle a la pantalla termina desgastándola volviéndola mate, puedes terminar estropeándola, gasta también más batería. Y lo de desgastar y estropear me baso en la Nintendo DS de mi sobrino, cuya pantalla arañada y perjudicada falla cuando le das con el puntero y marca en otra parte o simplemente no marca. No es lo mismo mi sobrino de 9 años que yo, por supuesto, pero de cara a una larga vida casi que prefiero que la pantalla no sea tactil.

Por cierto, también reproduce MP3, por si sois de audiolibros o de escuchar música cuando lees. Yo, sinceramente, no he llegado ni a probarlo. Así que si no fuese capaz de reproducirlos tampoco lo echaría de menos, aunque hay gente que igual le gusta.

Una última sugerencia. Yo me he comprado el modelo con la carcasa en color blanco. Más que nada porque visualmente me dá más la impresión de hoja sin márgenes cuando estoy leyendo. Probé el negro en la tienda, pero el tener la pantalla enmarcada me daba la sensación de que reducía la pantalla de tamaño. Pero, claro, esto es lo que a mí me pareció. Y por haber, hay varios colores para elegir.

En cuanto a por qué Papyre y no otro modelo. Pues por la cantidad de formatos de archivo que es capaz de leer, y por tener una empresa nacional a la que acudir en caso de problemas. Que no dudo que si me compraba uno importado me atendiesen en el servicio técnico de turno, pero me fiaba menos… También me pase un par de meses leyendo por distintas webs análisis y comparativas entre distintos libros electrónicos. Y ¿para qué negarlo? también influyó la cantidad de libros “presuntos” que hay para éste modelo.

O sea, que en mi humilde opinión, si lo que quieres es leer y tener tus libros cómodamente en poco peso (o los apuntes, como un conocido que ha metido en una tarjeta todo el temario de su oposición), yo sí que recomiendo encarecidamente el libro electrónico. Es como tener un libro en el que puedes meter muchos libros.

Ahora, si quieres pantalla táctil, conexión a internet y demás extras que la gente dice por ahí que le faltan, cómprate un portátil de ésos chiquitines.

Acerca de Nacho

Previo: Leído ~ Precuelas de Hielo y Fuego
Siguiente: Tomando decisiones

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*