Inicio » Yo » Perrunería lectora

Perrunería lectora

Pues si ayer hablábamos del retoño, contemos tonterías del progenitor.

PB260479

Sip, éste tipo feo con aspecto sospechoso soy yo mismo

Me hago mayor. Y no sólo por el típico detalle de que la frente crece y el pelo retrocede. Ni por la espectacular forma física que luzco (que ha sido la misma desde mi más corta edad, todo sea dicho). No, me hago mayor en cuanto a hábitos de lectura.

Está claro que en la más tierna infancia lo que más atrae son Mortadelos, Don Mikis y demás. Viñetas a tutiplen y en plan humorístico. Después vino la época dorada de Forum-Zinco en la que lo humorístico se fue de paseo y las lecturas eran únicamente pijamistas. Pasamos por la fase de inicio e instauración de material europeo, alternado aún con tipos en mallas. Y llegamos hasta ahora.

Y ahora… Pues como que el tema pijamista está en crisis en cuanto a mi persona. Me aburre. Y el europeo tampoco tiene una exageración de presencia editorial ni me resulta todo ello atrayente. ¿Conclusión? Que me gasto menos que nunca. Ni tan siquiera el impulso de recuperar material que he dejado pasar, o leído prestado y nunca comprado, logra que pase de una o dos unidades viñeteras en mis compras semanales.

Sip, estoy en crisis de moral lectora del noveno arte. En cuanto a lectura literaria sigo casi como siempre, con un libro perpetúo en la mesilla que es reemplazado por otro cuando se termina. Ello no quiere decir que lea tantas páginas ni tan a diario como antiguamente, pero nunca falta en la mesilla.

Sí, vale, he estado contándoos últimamente mis lecturas y relecturas, pero si las juntáis todas, a excepción del tute de Constantine, tampoco es tanta cantidad. ¿Cinco álbumes de 48 páginas en tres semanas? Bueno, y el Pequeño Spirou, pero éso lo leía a ratitos en el baño (que yo soy de los de visita diaria y a veces más de una al día).

Lo dicho, de capa caída. Y si miramos al futuro inmediato (listados de novedades de cara enero de las distintas editoriales), la cosa sigue por el mismo camino.

Por lo tanto me declaro oficialmente aquejado de “perrunería lectora“. Me falta ilusión. Ayer mismo gtalkeando con Jose y hablando del Flash de Johns le comentaba lo bien que me lo pasaba y las ansias con las que esperaba cada grapa americana mes a mes. Ahora sólo tengo indiferencia, me falta motivación…

¿Será una fase? ¿Tendré cura? Pues el tiempo lo dirá. Quien lo quiera saber que permanezca en sintonía…

Para terminar, y ahora que me miro en la foto… ¿hay alguien por ahí que sepa de photoshop?

Acerca de Nacho

Previo: Leído: Isaac el pirata 4. La capital
Siguiente: Queeneando

6 Comentarios

  1. Por fin veo el rostro ejecutor tras la sombra 😛

    Bueno, a mi me pasa lo mismo de vez en cuando, luego cojo fuerzas hasta la proxima bajona.

  2. Y supongo que el rostro ejecutor habrá causado algún que otro susto. Tendré que poner alguna entrada de bellas señoritas para compensar…

  3. A veces es mejor echar la vista atras, buscar en el baul de los recuerdos y releer algo que lleves mucho sin tocar (tu llevas bastante más que yo en esto, no me puedo imaginar como será tu biblioteca 😛 jejeje).

    De todas formas todos tenemos fases. Cuando llevas mucho tiempo con algo puede acabar aburriendote pero con el tiempo vuelve el regustillo y las ganas de pillarte la grapa del mes de cierta serie y tal…

  4. Vaya hombre. Pues como se suele decir en estos casos no te imaginaba asi para nada. La opcion de la relectura de algo que sepas que te va a gustar siempre es acertada.

    A mi lo que me pasa muchas veces es tener unas ansias locas por tener algo. Y una vez que la compro como que lo dejo un poco aparcado. Creo que me estoy convirtiendo mas en un acumulador de comics o coleccionista que en un lector. Y leer, leo bastante. Lo que pasa es que entran mas comics de los que leo.

    ¿Quien es el guapo que no tiene una buena pila de lectura atrasada?

    Saludazos

  5. Seguro que aún te queda algo que explorar… A ello!
    Y si no, tranquilo que más tarde o más temprano volveran las ganas
    😉
    Saludos.

  6. Os contesto en lunes, tras el fin de semana y visita realizada a la librería. Y en ésta ocasión sí que me llevé más de una cosa, aunque no las pagué todas: el tomo de Agent Orange de GL (puede que el último tal y como pinta la noche oscura), el segundo Showcase de House of Secrets y el Patomas 9.

    ¿El Patomas 9? Sip, el cansino del amiguete librero se empeñó en regalárselo a mi retoño. El viaje a casa fue amenizado con frases como: “Patoooo, asheeee, motoooo” (ashe es el término utilizado para decir coche).

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*