Inicio » Cortadito » El café de las cuatro

El café de las cuatro

Buff, menudo tute llevamos!! Mejor que nos tomemos un cafetito, si no no vamos a aguantar…

Quizá os deba una explicación. Al fin y al cabo hemos tenido un parón de diez días en el blog y puede que os resulte extraño.

Pues la cuestión es que ha sido una reunión entre el hambre y la gana de comer. El último fin de semana antes del parón estuve bastante ocupado, y no me molesté en pensar para nada en vosotros, ni en el blog, ni en material para colgar, ni argumentos para tiras, ni nada de nada… Esto no es nada nuevo, normalmente las entradas de éste blog son un noventa y cinco por ciento de improvisación, un cuatro por ciento de suerte y un uno por ciento de preparación.

Pero a ésto se le unió un viruscillo que jodió el computador laboral (menos mal que pude acceder a las carpetas dónde dejo los comics que luego aparecen por aquí y borrarlo todo), por lo que el lunes estuve casi todo el día inoperativo.

Así que el líder supremo (Odín lo tenga en su memoria) me dió una faena alternativa. Y esa faena alternativa me llenó el día hasta que se arregló el tema informático.

Cuando me senté al teclado una extraña sensación me recorrió la espalda. Un pequeño gusanito me mordió la nuca. Y algo me daba vueltas por la mente… ¡¡Tenía remordimientos!!

Así que desde entonces hasta ahora he estado trabajando casi sin parar. Mentiría si os dijera que no he leído alguna cosa de vez en cuando, pero mi retiro autoimpuesto me ha obligado a prescindir de comentar. Si no existo, no existo. Y ya comentaremos al regresar.

Hoy vuelvo. No sé si comentaré en todas las entradas de todos los blogs de los últimos diez días. Lo dudo. Pero alguna supongo que caerá…

Saludos!

Acerca de Nacho

Previo: Adivina quién es…
Siguiente: Ligando con monos

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*