Inicio » Varios » Resumen veraniego

Resumen veraniego

Bueno, un poquito más al día (aunque no del todo) emprendo el inicio del nuevo curso con la típica actividad que todos los años me mandaban los profesores y que más me molestaba: hacer una redacción sobre cómo has pasado las vacaciones.

Y me molestaba mucho hacerla, porque no les bastaba con obligarte de nuevo a tener que ir a clase, sino que encima te obligaban a recordar todas las cosas divertidas e interesantes que a partir de ése día ya no ibas a poder hacer: dormir hasta las tantas, ver dibujos animados toda la mañana, no parar en casa, etc.

En cambio, éste año casi estaba deseando volver al trabajo.

Mis tres semanas de vacaciones se han distribuido de la siguiente manera a razón de una actividad por semana: casa del pueblo, campos y casa propia.

La casa del pueblo de mi mujer estaba echa un asco. Con el tema de la avanzada edad y enfermedad de mi suegro hacía casi tres años que ningún alma humana atravesaba el umbral. Almas de insectos sí que habían, arañas con sus telas principalmente. Así que el zafarrancho de nueros y nietos de mi suegra nos dedicamos a picar las paredes del patio interior (que eran de adobe), enlucirlas con cemento y pintarlas. Arreglar y modificar la instalación eléctrica. Pintar la casa entera (fachada y habitaciones) y alguna cosilla más…

Los viñedos tampoco es que estuvieran mejor que la casa. Los 9 majuelos (que es como llaman a los campos de viñedos en el pueblo de mi mujer) llevaban la misma o más cantidad de años sin arar ni arreglar. En éste caso contamos con la inestimable ayuda de un familiar que posee tractor para realizar la labor, ya que con la mula mecánica de mi suegro no habríamos terminado ni en diciembre. Tocaba vaciar los arados de toda la broza y tierra suelta en cada pasada, además de limpiar con la azada la base de cada vid, todo ello empezando diariamente a las seis de la mañana, que luego el sol aprieta y nos puede dar un yuyu.

Y tras dos semanas de reparadora y tranquila vida de campo regresamos al hogar. Un hogar que no se había habitado en dos semanas y que había que adecentar un poco antes de meter al crío en casa. Así que el primer día… ¡a limpiar!

Luego mi mujer tuvo la genial idea de que, ya que estamos ¿por qué no hacer una limpieza a fondo?

Así que mis verdaderas vacaciones empezaron el jueves pasado, que me dediqué a hacer nada. El viernes fuimos al cine de verano a ver Hellboy (me gustó) y la Momia 3 (no me gustó). El sábado a la piscina, para que el crío chapoteara en un sitio distinto a su bañera, que ya estamos hartos de pasar el mocho cada vez que lo bañamos. Y el domingo a dar un paseillo y perrear en el sofá.

La pila de lectura no se ha tocado prácticamente, solo unas pocas cosas que me llevé al pueblo y que leía mientras los demás se echaban la siesta. Y de la tele sólo he visto telediarios y a mis sobrinos jugando a la wii.

Vamos, como podéis ver una delicia de vacaciones. Estaba deseando volver a encontrarme con vosotros.

Saludos!

Acerca de Nacho

Previo: Ya estoy aquiiiii!!!
Siguiente: Skrulls posando

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*