Inicio » Yo » Coleccionables

Coleccionables

Todas las estantería de mi casa parecen una montaña rusa. Intentas ser coherente en tu clasificación, pones juntita toda una colección. ¿Y qué es lo que tienes? Un mezcladillo de formatos y tamaños que tira de espaldas.
En la “sección americana” el problema es menor. Como mucho puede haber colecciones que están en grapa, pasan a tpb, algún hardcover, vuelven a grapa… Más que nada porque la editorial de turno no ha sacado la colección completa en tomos y he tenido que recopilar comics sueltos para completar colecciones. O incluso hay veces que me he deshecho de algunas grapas para comprar un chulo y flamante tomo en tapa dura. Pero al menos el tamaño se mantiene siempre.
El cachondeo llega en la parte nacional. El ejemplo más claro es Hulk, porque es la colección que ha tocado todos los formatos. Entre tamaño Forum, tamaño usa, two-in-one, tomos, coleccionable, tamaño ultimate y biblioteca marvel… vamos, que la colección ha cambiado más de tamaño que el propio Banner a lo largo de la historia. Pero lo mismo le pasa a Batman que entre Zinco, Norma y Planeta también ha sufrido lo suyo. Por poner dos ejemplos.
Y no sólo lo aplico a comics. La saga de Miles Vorkosigan de Lois McMaster Bujold ha sufrido varios cambios de tamaño a lo largo de sus entregas por culpa de Ediciones B que ha modificado su colección Nova de Ci-fi varias veces, pero además es que alguna de las primeras novelas no las he encontrado en formato normal y he tenido que comprarla en bolsillo. Lo mismo pasa con la saga de Ender, los libros de Noah Gordon, el Clan del Oso Cavernario, las Cronicas Vampíricas de Ann Rice, los diferentes libros de Stephen King, los de roma de Colleen McCullough, etc. Vamos, que la clasificación literaria es igual o peor de “porculera” que la de comics.
Por eso creo Dios los coleccionables. La posibilidad de tener todo el material que te gusta con un formato igualito para todas las entregas y con un precio relativamente asequible. Cargando por supuesto con un 20% de entregas inútiles que no te comprarías nunca pero lo haces por seguir con la colección.
Tengo amigos que se han decidido a seguir algún coleccionable para rellenar huecos en sus colecciones (ya sea comic, libros o lo que sea) e incluso han llegado a deshacerse de ediciones anteriores de material que tenían para al adquirir en el coleccionable otra vez lo que ya tenían. Es que así queda todo igualito…
A mí los coleccionables me han servido para añadir nuevos picos en mis montañas rusas de las estanterías, al comprar lo que me faltaba en un formato totalmente distinto a lo que ya tengo. Lo único difícil es si sólo te interesan una o dos entregas de toda la colección, ya que si no sigues religiosamente semana a semana (o quincena) una colección, al kiosquero de turno no se la envían. En esos casos suelo consultar la colección en la web de la editorial, calculo a ojo cuando van a publicar la entrega que quiero y la pido como número atrasado un par de semanas después de su supuesta salida al mercado.

Saludos!

Acerca de Nacho

Previo: Entrada Extra: Miradas
Siguiente: Hoy descansamos

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*